La historia de Neobus comenzó en 1991, con la producción de componentes para la industria automotriz. En 2000, la empresa pasó a dedicarse, de forma integral, al desarrollo de vehículos para transporte de pasajeros, iniciando con la producción del microbús Thunder +: un producto diferenciado y estructurado para el tránsito pesado.

En el año 2002, lanzó el Spectrum, un vehículo que representó no sólo una nueva alternativa al mercado, sino la inauguración de una nueva categoría. Esto se justifica por el hecho de que el modelo pasa de los 9 metros, donde prácticamente termina el micro-autobús, y llega a los 11 metros, medida a partir de la cual comienza un autobús convencional. Así, garantizó su espacio en el mercado.